Puertas automáticas Valencia

Una puerta automática forma parte de la seguridad de su casa o de su negocio. Agrupación cerrajera junto con Cerrajeros Valencia instala las mejores puertas automáticas Valencia de la actualidad. También ofrecemos servicio de cerrajería urgente 24 horas. Nuestros técnicos expertos en puertas automáticas Valencia acudirá raudo y veloz allí donde nuestro cliente nos necesite para arreglar aquella puerta de apertura automática que haya dejado de funcionar correctamente. Pida su presupuesto sin compromiso y compruebe por usted mismo que somos los cerrajeros de Valencia más baratos. Nuestros precios son increíbles. Trabajamos con eficacia pues llevamos más de dos décadas en este sector. La experiencia es un grado para poder solucionar problemas técnicos con sus puertas automáticas.

El origen de las puertas automáticas Valencia

Una de las definiciones proporcionadas por el diccionario de la RAE de puerta es: “Armazón de madera, hierro u otra materia, que, engoznada o puesta en el quicio y asegurada por el otro lado con llave, cerrojo u otro instrumento, sirve para impedir la entrada y salida, para cerrar o abrir un armario o un mueble”.
El concepto de puerta tal y como hoy lo entendemos surge con el Imperio Romano. En ocasión de fundarse una ciudad, se procedía a trazar su perímetro mediante un surco labrado con un arado reparamos puertas automaticas valenciasegún un viejo rito etrusco. Este surco no podía traspasarse por su carácter sagrado. Pero los habitantes de las ciudades tenían que poder entrar y salir de este perímetro trazado, por lo que se dejaban sin marcar unos metros para determinar así el acceso a las ciudades. Posteriormente, se erguían las murallas de protección sobre este perímetro y el segmento dejado sin arar se convertía en las puertas de la ciudad amurallada.
El concepto de puerta ha ido evolucionando con el paso de los siglos. Hoy en día parece que lo más novedoso sean las puertas automáticas, es decir, aquella puerta que tiene un sistema para abrirla y cerrarla sin que una persona tenga que intervenir haciendo un esfuerzo.Una puerta automática se abrirá mediante un acciomiento: puede ser soltar un peso, accionar un mando, presionar un botón o un interruptor, puede ser a través de un sensor de movimiento o de un sensor de luz. Incluso hay puertas automáticas que se mueven mediante un sensor de temperatura. Estas últimas permiten un mayor ahorro energético.
En la actualidad las puertas automáticas son accionadas con un dispositivo eléctrico o electrónico. El procedimiento es sencillo: un interruptor o mando envía la señal en forma de onda al motor que está conectado a la red eléctrica. Este motor convierte la energía eléctrica en la energía mecánica necesaria para abrir la puerta. Sin embargo, no siempre fue así.

Las Puertas Automáticas a lo largo de la historia

Mucho antes de la aplicación de las nuevas tecnologías del siglo XXI ya existían las puertas automáticas.
¿Cómo funcionaban en aquellos tiempos lejanos?
En lugar de energía eléctrica utilizaban como fuente de energía el vapor de agua. Con él se puede ejercer presiones enormes y por lo tanto, también se puede abrir una pesada puerta utilizando un simple sistema de poleas y transmisiones.
La invención de la primera puerta automática de la historia se atribuye a Herón de Alejandría (siglo I d. C.), el cual fue un prolífico ingeniero e inventor, y autor de obras como “La Pneumática” o “Los autómatas”, considerado el primer libro de robótica de la historia. La aplicación práctica de estas puertas en los templos le granjeó el pseudónimo de “el mago”. Herón implementó su invento en templos y palacios, dejando asombrado a sus coetáneos. Puede considerarse que inventó la primera máquina a vapor. Este famoso inventor greco-egipcio del siglo I recogió en su tratado de ingeniería “La Neumática” un sistema para que las puertas de los templos se abrieran solas, sin intervención humana. El mecanismo utilizaba el vapor de agua que obtenía al calentar fuego en un altar. Esta energía era aprovechada por un sistema de poleas que permitían abrir las puertas.
La verdad es que tuvo que sorprender a todo el mundo, sobre todo porque consiguió no solo abrir las puertas, sino que a la vez sonasen trompetas.
En el siglo XIX, empezaron a aparecer las puertas eléctricas con la llegada del motor eléctrico. A principios de los años veinte del siglo XX, la empresa Overhead Door Corporation contruyó la primera puerta automática de garaje ascendente.
Es durante los siglos XX y XXI cuando se populariza la puerta automática para tiendas, para centros comerciales, para viviendas particulares y edificios. Su evolución fue progresiva: en primer lugar aparecieron las puertas automáticas abatibles, después fueron las puertas automáticas correderas las más populares. Pero llegaron las puertas automáticas seccionales, conocidas popularmente como de acordeón para instaurarse en el mercado. Por último, en 1960 empezaron a instalarse las puertas automáticas basculantes.
En los años setenta se considera que empieza la era de la automatización. Cualquier puerta puede abrirse ya con un control remoto. Bien es cierto, que muy pocos podían disfrutar de este artículo de lujo.
En la década de los ochenta, aparecen las puertas ascendentes por secciones imitando la madera. Esta puerta es más segura, no invade espacios ajenos y puede instalarse en un garaje fácilmente.
Será en los noventa cuando se fabriquen con bastidores de acero las primeras puertas automáticas de aluminio. La puerta automática pasa a formar parte de la fachada, dando un aire moderno a la casa. Las puertas automáticas ofrecen diferentes estilos: abiertas, cerradas, mixtas, con rejillas o cristales, con líneas curvas o rectas…
Con el cambio de siglo llegan más innovaciones; los bastidores de los portones se fabrican en aluminio y se mejora la calidad de la puerta automática gracias a un mejor proceso de instalación. Es bien sabido que una pésima instalación provoca que la mejor puerta automática del mercado pase a ser la peor.
Por este motivo, a partir de 2010, se estandarizan los procesos, se mejoran la calidad de los materiales, se comprueban todas las características técnicas de las puertas automáticas para que el cliente pueda elegir entre un elenco de oportunidades: acero, aluminio, modelos, colores, texturas…